A pesar de su reputación de activos impredecibles y arriesgados, las criptomonedas no han sido particularmente volátiles en las últimas semanas.

Según el proveedor de datos del mercado de criptomonedas Kaiko, la volatilidad de 20 días de Bitcoin ha llegado a igualar la del NASDAQ por primera vez en dos años. Pero mientras el precio de Bitcoin se ha mantenido más o menos igual desde principios de septiembre, tanto el NASDAQ como el S&P han caído un 13% y un 10% respectivamente desde entonces.

Históricamente, el Bitcoin ha estado estrechamente correlacionado con los valores tecnológicos, pero con una beta más alta (volatilidad en relación con el resto del mercado), desafiando así su etiqueta en algunos círculos como activo de refugio, u «oro digital». Sin embargo, a pesar de la violenta caída de junio, las criptomonedas han demostrado ser una de las clases de activos con mejor rendimiento en el tercer trimestre, junto con el dólar estadounidense.

Al igual que su volatilidad, el precio real del Bitcoin descendió a mínimos de finales de 2020 la semana pasada después de que el Índice de Precios al Consumidor o IPC (que excluye los alimentos y la energía) de Estados Unidos alcanzara otro máximo de 40 años. Tanto el Bitcoin como las acciones cayeron al conocerse la noticia, pero rápidamente se recuperaron en sus respectivos rangos.

El desplome inicial de junio se produjo tras la publicación de los datos del IPC de mayo, que revelaron una inflación del 8,6%. Los mercados lo tomaron como una señal de que la Reserva Federal no pondría fin a su política agresiva a corto plazo, lo que inspiró a los participantes a retirarse de los activos «más arriesgados».

Dicho esto, aunque la inflación se ha mantenido elevada en la misma medida, las criptomonedas no han visto una acción de precios significativa con las actualizaciones posteriores del IPC. Las acciones, por el contrario, siguen bajando.

Mientras tanto, las posturas hawkish de los bancos centrales de todo el mundo están empezando a convertir los bonos en una clase de activo volátil pero gratificante. Como informó Bloomberg el mes pasado, los rendimientos de los bonos se han disparado gracias a las políticas de la Fed, mientras que los rendimientos de los DeFi han caído por debajo de los 100 puntos básicos en protocolos como Aave.

La semana pasada, el popular analista de Twitter Will Clemente señaló cómo la volatilidad del mercado del Tesoro se ha disparado frente a la del Bitcoin en los últimos meses. En ese momento, la volatilidad de la renta variable también estaba alcanzando máximos históricos frente a la volatilidad del Bitcoin.

«Esto ilustra la compresión de la volatilidad que el Bitcoin está experimentando actualmente», tuiteó al día siguiente.

Con los activos de todo el mundo mostrando debilidad junto al dólar, incluso la ONU ha pedido a la Fed que deje de subir los tipos. Pero el banco central no muestra signos de detenerse en este momento.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.

You need to log in to make a transfer.