El Banco de Inglaterra se vio en la obligación de volver a comprar bonos para estabilizar el mercado. El desastre creado por la nueva primera ministra del Reino Unido, Liz Truss, (obviamente) ha golpeado duramente la credibilidad del Gobierno. En un esfuerzo para recuperar esa credibilidad perdida, Kwasi Kwarteng, el ahora ex canciller de la Hacienda, ha dejado su cargo. Su reemplazo, Jeremy Hunt, es un tori, pero centrista. El antiguo “plan fiscal” y la torpeza de querer eliminar impuestos, en el momento menos apropiado y de la manera más irresponsable, no fue lo más apropiado para la recién llegada. La medida se tomó desde la idiosincrasia y no desde la prudencia. Por supuesto, la crisis de la libra esterlina incrementó la inestabilidad en un entorno ya muy inestable.

Es posible que la inflación global haya encontrado su máximo durante este año 2022. Sin embargo, esto no implica que tendremos un año próximo libre de inflación. Lo más probable es un 2023 matizado con una inflación indeseablemente elevada. El Fondo Monetario Internacional (FMI), organismo financiero internacional, nos advierte: “Lo peor está por venir”. De hecho, el organismo pronostica que, para el año que viene, al menos un tercio de las economías del mundo corre el riesgo de caer en una recesión. En otras palabras, esto se puso color de hormigas.

Por supuesto que, debido a los reportes y datos bastante desalentadores de las últimas semanas, los mercados están esperando una agresividad continuada por parte de la Reserva Federal de los Estados Unidos en su próxima reunión.

Mientras en Criptolandia, Bitcoin sigue atrapado en este canal de relativa estabilidad por lo que ya parece una eternidad. En condiciones tan inestables, esta atípica estabilidad emite señales optimistas. Sin embargo, los inversores están sintiendo el miedo de la incertidumbre. Aún no sabemos el desenlace de esta historia. ¿Acaso se está solidificado un piso? ¿Acaso es la calma antes de la hecatombe?

Ahora bien, hablemos de las top criptonoticias de esta semana según Cointelegraph en Español. Este no es un resumen de noticias. Este es un análisis crítico y escéptico de dichas noticias.

Reguladores de la UE prohíben los pagos transfronterizos desde cuentas de criptomonedas rusas

Un elevado volumen en exchanges y mercados P2P en determinados países en muchos casos se relaciona con las trabas y las fricciones propias de estas jurisdicciones. Es decir, se trata de soluciones grises por parte de personas buscando resolver un problema. Por ejemplo: Caso Venezuela, Caso Argentina, Caso China y Caso Rusia.

Cuando el flujo no es libre, las aguas buscan salirse por las grietas. Y la regulación lo que pretende es evitar la proliferación de toda grieta. En este caso, tenemos lo inverso. Lo que se quiere es formar un cerco. En esta ocasión, la regulación no se crea para incitar un encierro desde dentro. Se crea para aislar desde afuera.

Colombia debate sobre el proyecto que busca establecer una “Ley Crypto” en el país

Colombia, al parecer, no es El Salvador. En Colombia, se está comenzando por el debate. O sea, primero, se está abriendo una conversación. Los políticos preguntan. Los expertos responden. El público participa. Todo parece indicar que se dará un proceso de abajo hacia arriba. Es decir, la ley, seguramente, no será una imposición. No será el capricho de un “hombre fuerte”.

En El Salvador, el presidente anunció la ley en un mitin. Y tres días después se aprobó en el parlamento. Ya nos podemos imaginar la calidad de ese debate. Bueno, en realidad, no hubo debate. Eso se aprobó a la latinoamericana. El líder lo dice. Los seguidores aplauden. El legislativo obedece. Un proceso de arriba hacia abajo.

PayPal dice que la política de castigar a los usuarios por publicar desinformación fue «un error”

La centralización tiene sus pros y sus contras. La descentralización tiene sus pros y sus contras. Y ambas formas de organización tienen sus usos y aplicaciones. PayPal, en muchos casos, es un gran dolor de cabeza. Claro que sí. Son un gigante burocrático que puede llegar a ser muy útil en ocasiones y cuenta con una gran red. Ciertamente, las innumerables restricciones, las muchas normas y las altas comisiones son muy pesadas.

Claro que lo descentralizado también puede llegar a ser una pesadilla. Estas soluciones, por lo general, se apoyan demasiado en la tecnología. No hay cabeza. Entonces, nadie asume la responsabilidad de nada. Y los entornos no son muy amigables con el usuario en sus interfaces y en su soporte técnico. La descentralización se defiende mucho. Y, con frecuencia, se idealiza. Pero, cuando surgen los problemas, ahí es el momento de añorar lo centralizado. Voy a dar un ejemplo rápido: “Olvide mi clave”. En PayPal, la solución es cuestión de una llamada y listo. Esto no siempre es tan sencillo en el paraíso de la descentralización. Las dos corrientes son útiles y necesarias. Pero pienso que es un error idealizar lo uno para satanizar lo otro.

Último minuto: Google recurre a Coinbase para llevar los pagos con criptomonedas a los servicios de nube

Los bancos se están convirtiendo en tecnológicas. Y las tecnológicas se están convirtiendo en bancos. Mientras que en criptotwitter los criptolibertarios defienden una utopía libertaria libre de bancos, corporaciones y gobiernos, en el mundo real, los bancos, las tecnologías y las criptoempresas están haciendo negocios juntos para crear un futuro compartido.

Por razones bastante primitivas, la pelea es un deporte muy popular. Muchas personas encuentran su identidad en una humanidad fragmentada. O sea, encuentran identidad en su pequeño grupo. El yo pertenece a un fragmento. Entonces, los amigos son los miembros de nuestro pequeño club de iguales. Y los enemigos son todos los que no pertenezcan al “pueblo elegido”. Nosotros somos los buenos. Ellos son los malos. Nosotros siempre somos inocentes. Ellos siempre son culpables. La dicotomía y los falsos dilemas del –ellos y nosotros- es extremadamente popular en el mundo cripto.

¿Google? ¿Coinbase? Entre los más iguales de los iguales de esta tribu, la supremacía del individuo y la supremacía de la tecnología reina como los valores supremos. El individualismo extremo y el código criptográfico. Todo lo demás es opresivo. “No tus llaves, no tus monedas” y cosas por este estilo. La herencia protestante y jeffersoniana de ayer vive en la ideología california de hoy (liberalismo, tecnofilia y contracultura). El fanatismo en este espacio es sorprendente. Sin embargo, el mundo sigue rondando. Los moderados siguen siendo la mayoría. Acuerdos como estos, de hecho, son normales. Google y Coinbase. ¿Por qué no? Todos estos productos y servicios nos aportan variedad de opciones. 

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar: 

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

You need to log in to make a transfer.