Tras una oleada de escándalos, Boris Johnson finalmente abandonó el cargo de primer ministro de Reino Unido y ha entregado, en sentido figurado, las llaves del número 10 de Downing Street a su ex ministra de Asuntos Exteriores, Liz Truss.

Truss asumirá oficialmente su cargo mañana, tras haber vencido en la carrera por el liderazgo al ex canciller de Hacienda Rishi Sunak.

Aunque no ha dicho mucho sobre las criptomonedas, sus creencias generales sobre la empresa privada indican que podría adoptar un enfoque regulatorio de no intervención en la industria cripto.

Ya en 2018, cuando Truss era Secretaria Principal del Tesoro, tuiteó: «Deberíamos dar la bienvenida a las criptomonedas de una manera que no limite su potencial. Liberar las áreas de libre empresa eliminando las regulaciones que restringen la prosperidad.»

Poco después de la dimisión de la primera ministra británica Theresa May en 2019, Truss apoyó la campaña de liderazgo de Johnson y este la nombró debidamente secretaria de Estado de Comercio Internacional y presidenta del Consejo de Comercio.

Mientras ejercía estas funciones, Truss lanzó una red de comercio digital en 2020 y dijo entonces que quería «crear grandes oportunidades en áreas como la blockchain.»

Además, explicó: «Queremos lograr un acuerdo digital y de datos líder en el mundo, que suscriba los flujos de datos, pero que también se ocupe de cuestiones como el blockchain y la inteligencia artificial, asegurando así que nosotros y Estados Unidos seamos líderes en el mundo y podamos compartir estas oportunidades económicas.»

Últimamente, Truss se ha mostrado más escasa en cuanto a promesas sobre criptomonedas que su compañero de filas del Partido Conservador, Rishi Sunak. También hay varias prioridades que los votantes preferirían que ella abordara primero, en particular el aumento de los precios de la energía y la crisis del aumento exacerbado del coste de la vida.

Sin embargo, se ha promovido a sí misma como fuertemente pro-empresarial y pro-privatización y ha prometido a las empresas recortes de impuestos para ayudarles a capear la tormenta económica.

La plataforma de intercambio de criptomonedas Luno, con sede en Londres, es una de las empresas que celebra el cambio.

Thomas Tudehope, director global de políticas públicas de Luno, dijo a Decrypt que su empresa «espera trabajar con la Sra. Truss y su equipo para diseñar un marco regulatorio para las criptomonedas que impulse el crecimiento económico, cree miles de puestos de trabajo y proteja a los consumidores».

Añadió que «hay una necesidad urgente de desarrollar e implementar» dicho marco para permitir que «las empresas británicas planifiquen con la certeza que se requiere si queremos posicionar al país como líder mundial en el ecosistema de activos digitales.»

Gran Bretaña se prepara para las criptomonedas

Cuando Sunak estaba a cargo del Ministerio de Finanzas de Gran Bretaña, el gobierno parecía especialmente interesado en abrazar las criptomonedas, hasta el punto de que, en abril, anunció planes para convertirse en un «centro tecnológico global de criptoactivos

En ese momento, Sunak dijo en una declaración preparada: «Es mi ambición convertir al Reino Unido en un centro mundial de tecnología de criptoactivos, y las medidas que hemos esbozado hoy ayudarán a garantizar que las empresas puedan invertir, innovar y escalar en este país.»

La principal propuesta de Sunak hacia la cripto regulación implicaba regular las stablecoins «como una forma de pago reconocida.»

El gobierno británico también anunció que estaba trabajando con la Royal Mint -el fabricante oficial de las monedas de Gran Bretaña- para producir un drop de NFT que inicialmente iba a ser emitido para el verano, aunque el otoño está casi aquí, y no ha habido actualizaciones.

La protección de los consumidores es el centro de atención

Ya en enero, Gran Bretaña publicó planes para proteger a los consumidores de los anuncios engañosos de criptomonedas.

El gobierno dijo que estaba alineando toda la publicidad de criptomonedas con la legislación existente de promociones financieras para «aumentar la protección del consumidor mientras se fomenta la innovación.»

Esto significa que los anuncios de criptomonedas necesitan la aprobación de la Autoridad de Conducta Financiera (FCA) o de la Autoridad de Regulación Prudencial (PRA), o de una empresa autorizada por cualquiera de ellas.

En marzo, la Advertising Standards Authority (ASA) emitió una «alerta roja» a más de 50 empresas de criptomonedas, advirtiéndoles de que debían ajustar su publicidad a un nuevo conjunto de directrices. La ASA se coordinó estrechamente con la FCA para distribuir el aviso.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.

You need to log in to make a transfer.