Imagínate esto: Eres un minero de Ethereum, y durante casi diez años tu horario de trabajo ha sido el mismo: te despiertas con el sonido de los silbidos industriales en tu patio trasero, desayunas rápidamente un cereal con leche contaminada, haces footing asmático alrededor del lago de agua dulce contaminado, y luego vuelves al garaje donde se guardan las máquinas, y donde atiendes a sus caprichos inescrutables, para que no se nieguen a compensarte con el precioso ETH.

Después de seguir así durante años, te has hecho muy rico, pero sigues siendo dolorosamente consciente del inevitable comienzo del olvido, que ha sido programado por un grupo de horribles nerds en algún lugar de las cercanías de Haight-Ashbury.

Cuando finalmente llega El Merge (traducido al español como «La Fusión»), como ocurrió la semana pasada, tu mundo de la minería de ETH se pone patas arriba y es destruido en cuestión de minutos.

Dejando a un lado los misterios metafísicos, una cuestión práctica se cierne sobre nosotros: ¿Qué se puede hacer con un montón de GPUs caras?

Los procesadores gráficos pueden facilitar un montón de cosas interesantes más allá de la minería: el plegado de proteínas para la investigación del cáncer, el descifrado de contraseñas de alto octanaje y, por supuesto, la búsqueda de vida extraterrestre.

¿Pero qué más se puede hacer con ellas? ¿Puedes montar algún tipo de unidad gráfica hiperrápida para aumentar la verosimilitud de tus partidas nocturnas de «Counter-Strike: Global Offensive»? ¿Puedes construir un corazón artificial antes de ese inevitable infarto? ¿Puedes calentar tu escuálida casa con ellos para prepararte para el invierno de Putin?

Por extraño que parezca, sí: más de un ex minero me ha dicho que está haciendo precisamente eso.

Un minero, que se hace llamar Alphamine (probablemente no es su nombre de nacimiento) me dijo que planea calentar su casa con sus viejas GPUs devoradoras de energía. Por ahora, sigue minando -aunque una moneda diminuta y casi sin beneficios llamada FLUX- por puro amor a contribuir al ecosistema de las criptomonedas. Apenas gana el diez por ciento de los beneficios que obtuvo con Ethereum, me dijo, pero espera amortizar su coste calentando su casa con unas 80 GPUs del modelo GeForce RTX 3060 Ti.

via Alphamine

Otro minero que se identificó solo como «stepwn» también utiliza los viejos equipos de minería para calentar, pero no su casa, sino su invernadero. «He pasado de la minería a la agricultura», dice. Comenzando con unas pequeñas parcelas de «labranza cero» en su jardín, dice que ahora tiene un «sistema completo organopónico dentro de un invernadero de 200 pies cuadrados».

«La minería», añadió, «me enseñó que cuando tengo el equipo adecuado en las condiciones adecuadas puedo obtener ingresos pasivos, y cultivar cosas es simplemente utilizar el equipo adecuado para mantener las condiciones adecuadas para las plantas. Me costó un montón de pruebas y errores, pero encontré los cultivos que me funcionan bien: la okra, los tomates, los granos y los guisantes».

A decir verdad, el invernadero se calienta con Monero (XMR), no con chips de ETH. Tiene otro plan en mente para los chips de ETH: un «bar de juegos para PC».

Las GPU tienen otros usos interesantes, por supuesto. Nick Hansen (probablemente su nombre de nacimiento) es el cofundador de Luxor, un pool de minería masivo que agregaba el trabajo de los clientes de minería y distribuía las recompensas entre ellos. Para Hansen, el Merge acabó con una fuente de ingresos singularmente lucrativa.

La principal preocupación de Hansen ahora es ayudar a sus clientes a encontrar otros usos para su hardware, con urgencia. (Una solución prometedora: utilizar las GPU sobrantes para alimentar grandes redes neuronales, centros de datos de IA y productos de renderizado digital. «Lo más probable es que podamos recuperar nuestras pérdidas», afirma Hansen.

En este contexto, las GPU canalizarían su salvaje potencia en proyectos complejos y de alto consumo energético como el increíblemente popular generador de imágenes de IA DALL-E, que -si no lo sabías ya, hipócrita- utiliza una cantidad insana de potencia de cálculo.

Como señala Hansen, esto desmiente en cierto modo la idea de que el merge reducirá drásticamente el uso de electricidad de las GPU. «Esas GPU no van a desaparecer por arte de magia», afirma. «Se van a utilizar para otras cosas».

Es un pensamiento oscuramente bello, en realidad: El Merge de Ethereum provocando una especie de éxodo minero generalizado que alimente y potencie la Inteligencia General Artificial que pronto nos convertirá en clips.

Queda por ver si eso sería mejor para el medio ambiente.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.

You need to log in to make a transfer.