Ha finalizado el periodo de comentarios para la «Segunda Consulta sobre el Tratamiento Prudencial de las Exposiciones de Criptoactivos» del Comité de Supervisión Bancaria de Basilea (BCBS), un documento publicado en junio de 2022.

Las asociaciones financieras internacionales tenían mucho que decir en respuesta a ella. Varias lo hicieron a la vez en una carta de comentarios conjunta de 84 páginas publicada el 4 de octubre. Además, hubo algunas voces solitarias, aunque no difirieron significativamente en su contenido de las conclusiones formuladas por asociaciones conjuntas.

Todos los comentaristas tenían el mismo mensaje básico. El director de asuntos regulatorios del Instituto de Finanzas Internacionales (IIF), Richard Gray, hablando en nombre del grupo de trabajo de asociaciones conjuntas que participó en la carta de respuesta, resumió la respuesta cuando dijo a Cointelegraph en un comunicado:

«Los bancos ya son expertos en la gestión de riesgos y la protección del consumidor».

Algunas características y calibraciones de la Segunda Consulta, según la respuesta escrita, «reducirían significativamente la capacidad de los bancos -y en algunos casos impedirían efectivamente que los bancos- utilicen los beneficios de la tecnología de libro mayor distribuido (DLT) para realizar ciertas funciones bancarias tradicionales, de intermediación financiera y otras funciones financieras de manera más eficiente».

El enfoque iterativo de las exigencias de reservas

La Segunda Consulta se denomina en relación con un documento publicado en junio de 2021 llamado «Tratamiento prudencial de las exposiciones a criptoactivos», que a su vez se basó en un documento de 2019 y en las respuestas a éste. En el documento de 2021, el Comité de Supervisión Bancaria de Basilea dividió los criptoactivos en grupos y recomendó un tratamiento prudencial diferente para cada grupo.

El Grupo 1 de la propuesta del comité consiste en criptoactivos que pueden estar sujetos a requisitos de capital basados en el riesgo al menos equivalentes a los del Marco de Basilea. El Grupo 1a consiste en «representaciones digitales de activos tradicionales que utilizan criptografía, tecnología de libro mayor distribuido (DLT) o tecnología similar en lugar de registrar la propiedad a través de la cuenta de un depositario central de valores (CSD)/custodio». El grupo 1b consiste en stablecoins y tiene «nuevas orientaciones sobre la aplicación de las normas actuales para captar los riesgos relacionados con los mecanismos de estabilización».

Los criptoactivos del grupo 2 eran los que no cumplían ninguna de las condiciones de clasificación. Eso incluía la criptomoneda. Esos activos estarían «sujetos a un nuevo tratamiento conservador del capital». El nuevo tratamiento más destacado era la ponderación de riesgo del 1,250% que se les asignaba, lo que hacía necesario que los bancos mantuvieran un capital equivalente en valor a su exposición a las criptomonedas en esta clase.

Un documento del BCBS, publicado recientemente y sin fecha, estimó la exposición de los bancos a los criptoactivos a finales de 2021 en 9,400 millones de euros, o el 0.14% de la exposición total de los bancos que informan de sus tenencias de cripto. Esa cifra se reduce al 0.01% como la exposición a los criptoactivos de todos los bancos supervisados. Bitcoin (BTC) y Ether (ETH) representaban casi el 90% de esa exposición.

Segunda iteración del tratamiento prudencial

Tras considerar los comentarios al documento de 2021, el BCBS introdujo varios cambios en sus propuestas. Entre ellos, la creación de un Grupo 2a de criptoactivos que estará sujeto a normas modificadas de riesgo de mercado para cumplir los requisitos de reconocimiento de cobertura. La exposición a los criptoactivos del Grupo 2 también se limita al 1% del capital de nivel 1. Se creó una nueva categoría, más liberal, de «paso estrecho» para las stablecoins, y los criptoactivos del Grupo 1 quedaron sujetos a un añadido de riesgo de infraestructura a los activos ponderados por riesgo.

El grupo de trabajo de las asociaciones conjuntas que respondió a la segunda consulta difiere ligeramente de los que participaron en la respuesta a la primera. El nuevo grupo incluía a la Global Financial Markets Association, la Futures Industry Association, el IIF, la International Swaps and Derivatives Association, la International Securities Lending Association, el Bank Policy Institute, la International Capital Markets Association y el Financial Services Forum.

Los autores de la carta de respuesta señalaron que es necesario un tratamiento prudencial viable de los criptoactivos para que los bancos se involucren en el sector de las criptomonedas, y sin eso, «es probable que las entidades no reguladas o menos reguladas sean los proveedores predominantes de servicios relacionados con los criptoactivos». La carta continuó con las propuestas del BCBS, respondiendo desde el punto de vista de la viabilidad de los bancos.

Gray del IIF dijo a Cointelegraph:

«Apoyamos un marco regulatorio para los criptoactivos que sea adecuadamente conservador, pero no tan restrictivo como para cerrar efectivamente la participación de los bancos. Es importante para la estabilidad financiera que las instituciones financieras reguladas puedan facilitar la actividad de los clientes en el espacio de las criptomonedas».

Además de las cuestiones técnicas, como la determinación de una exposición aceptable de nivel 1 a los criptoactivos del grupo 2, la carta llamaba la atención sobre las áreas en las que el alcance del marco propuesto no estaba claro. La Asociación de Banqueros de Japón expresó preocupaciones similares en su respuesta a la segunda consulta. El vicepresidente senior y consejero político de la Asociación de Banqueros de Estados Unidos, Hu Benton, escribió también una evaluación técnicamente detallada de las normas propuestas.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

You need to log in to make a transfer.