En teoría, Bitcoin (BTC) debería servir de cobertura contra la inflación. Es de fácil acceso, su oferta es predecible y los bancos centrales no pueden manipularla arbitrariamente.

Sin embargo, los inversores no la tratan así. En cambio, el mercado de criptomonedas está reflejando el mercado de valores. ¿A qué se debe esto? Analicemos qué es lo que impide que las criptomonedas actúen como cobertura contra la inflación y qué debe ocurrir para que lo sean en el futuro.

Las criptomonedas podrían ser una cobertura, pero tienen inconvenientes

Las criptomonedas presentan una solución única, dada su falta de un banco central que las gobierne. No se puede perder la confianza en algo que no existe. Su oferta es finita, por lo que su valor se aprecia de forma natural. Las personas que utilizan una blockchain con protocolos proof-of-stake pueden acceder a sus fondos en cualquier momento, a la vez que obtienen continuamente recompensas de staking sobre su saldo actual. Esto significa que el valor real del rendimiento porcentual anual está ligado a la actividad económica en la cadena a través de su tesorería y de la mecánica de distribución de las recompensas del staking. Estas propiedades parecen resolver la causa de la inflación en los sistemas monetarios tradicionales, pero siguen existiendo algunos obstáculos.

Para empezar, examinemos las razones por las que la gente invierte y conserva criptomonedas. La mayoría de los holders de criptomonedas ven el potencial futuro de esas tecnologías, lo que significa que parte de su valor no está presente actualmente. Son inversiones especulativas. Bitcoin ha logrado la descentralización, pero sus exuberantes y elevados costes energéticos siguen sin resolverse, y la mayoría de las fuerzas mineras siguen agrupadas en una docena de pools de minería. Ethereum tiene problemas similares con el consumo de energía y la centralización de los pools de minería. Ethereum también tiene un problema de seguridad: este año se han robado más de USD 1,200 millones en su blockchain.

También está el problema de los exchanges descentralizados, o DEX, que actualmente no son tan aptos como los exchanges centralizados. El DEX con mayor volumen de transacciones, Uniswap, ofrece precios ineficientes en comparación con un exchange centralizado. Una simple operación de USD 1 millón en Tether (USDT) por USD Coin (USDC) costaría más de USD 30,000 más en comisiones y diferencias que si se ejecutara en una exchange centralizado.

Son problemas técnicos que tienen solución

Es cierto que estos problemas se están abordando. Varias blockchains de tercera generación están abordando el consumo de energía y la descentralización. La privacidad está mejorando. Los holders de criptomonedas están empezando a aceptar que sus billeteras serán siempre totalmente rastreables, lo que resultará atractivo para los nuevos usuarios que antes dudaban de la hipertransparencia de blockchain. Los proyectos que buscan fusionar el rigor matemático de las finanzas tradicionales con los atributos nativos de las criptomonedas están abordando el problema de la ineficiencia de las DEX.

La adopción e integración masivas deben producirse antes de que las criptomonedas puedan actuar como baluarte contra la inflación. Las criptomonedas tienen características de valor futuro en un ecosistema que actualmente está luchando por establecer sus fundamentos. La criptoeconomía sigue esperando aplicaciones que aprovechen al máximo la descentralización sin sacrificar la calidad y la experiencia, lo que es especialmente importante para una adopción generalizada. Un sistema de pago en el que cada transacción cuesta USD 5 y el valor intercambiado se pierde regularmente seguirá siendo inviable.

Hasta que las principales criptomonedas puedan utilizarse de forma eficiente para realizar pagos en el mundo real y las aplicaciones descentralizadas ofrezcan un nivel de utilidad similar al de los sistemas centralizados, las criptomonedas seguirán siendo tratadas como un valor en crecimiento.

La inflación es causada por la falta de confianza – algo que las criptomonedas todavía necesitan

La inflación no se produce simplemente imprimiendo más dinero, es decir, la presencia de un activo no hace que su valor baje automáticamente. Entre septiembre de 2008 y noviembre de 2008, el número de miles de millones de dólares estadounidenses en circulación se triplicó, y sin embargo la inflación bajó.

La inflación tiene mucho más que ver con la desconfianza del público en el sistema monetario central. Esta falta de confianza —combinada con la subida de precios de las empresas, la agitación causada por los paquetes de ayuda para la pandemia y las importantes interrupciones de la cadena de suministro (aceleradas, en parte, por la guerra de Ucrania)— nos ha llevado a la crisis actual. La gran emisión de dinero de 2021 no causó la inflación, pero la magnificó.

En términos de presencia, la oferta de fondos por sí sola no es un problema demasiado importante para una moneda de reserva de valor. Lo que se almacena no forma parte necesariamente de la oferta en circulación. El oro, por ejemplo, existe en grandes volúmenes en forma de joyas, lingotes, etc., pero en volúmenes mucho menores en el mercado de commodities. Un mercado que tuviera en cuenta todo el oro extraído en la tierra tendría un precio totalmente diferente. Como estas joyas y lingotes no se negocian en absoluto en el mercado, no afectan a la curva de la oferta y la demanda. Lo mismo ocurre con la moneda.

La inflación es el resultado de la pérdida de confianza en que un bien es capaz de conservar su valor durante un largo periodo de tiempo. La mayoría de los bienes de este mundo son finitos, por lo que toda parte consciente del aumento de la oferta pero insegura de la política monetaria lo tendrá en cuenta automáticamente en sus precios. La inflación se convierte en una profecía autocumplida.

Las criptomonedas como cobertura contra la inflación son posibles, pero no en el clima actual

Las criptomonedas fracasan como cobertura contra la inflación en tiempos de alta volatilidad e incertidumbre del mercado. Dicho esto, generalmente sobresalen en entornos de crecimiento constante en los que superan fácilmente al mercado y en los que la capitalización de mercado relativamente pequeña en comparación con las monedas fiduciarias juega a su favor como acción de crecimiento. Las soluciones actuales al problema de la usabilidad no son sostenibles debido a su naturaleza basada en la especulación y a los bajos volúmenes de transacciones. La caída de las blockchains financieramente poco sólidas afecta a todo el ecosistema, lo que significa que las posibles soluciones a largo plazo siguen siendo desbaratadas por los estafadores.

Cuanto más responsable y diligente sea la comunidad de criptomonedas, más se beneficiarán todos los protocolos sólidos, y las criptomonedas se convertirán en una auténtica cobertura contra la inflación. Dado que las criptomonedas siguen actualmente patrones de crecimiento bursátil, actúan como una buena cobertura contra la inflación durante los períodos de crecimiento estable, pero fracasan en tiempos de crisis financiera. A medida que las criptomonedas evolucionen, se convertirán en un baluarte eficaz también durante estas crisis.

Hoy en día, es prudente pecar de cauteloso en lo que respecta a la inversión en criptomonedas durante los periodos de agitación del mercado, y no sería prudente utilizar las criptomonedas como única herramienta para proteger las inversiones contra la inflación. Pero esto cambiará a medida que los protocolos de blockchain sigan madurando, y veremos un aumento en la adopción y estabilidad de las criptomonedas como cobertura contra la inflación. Las herramientas ya existen.

Jarek Hirniak es el fundador y CEO de Generation Lambda y un quant certificado con más de 20 años de experiencia en el desarrollo de software. Pasó seis años trabajando en sistemas de negociación en Citadel Securities y UBS, donde desarrolló una serie de novedosos sistemas de negociación y plataformas de software relacionadas con la negociación mientras dirigía equipos multidisciplinares.

Las opiniones expresadas son exclusivamente del autor y no reflejan necesariamente los puntos de vista de Cointelegraph. Este artículo es para fines de información general y no pretende ser ni debe ser tomado como un consejo legal o de inversión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

You need to log in to make a transfer.