Tanto Estados Unidos como Europa buscan asegurarse de que Rusia no escape a las sanciones interpuestas. Esto incluye forzosamente el tener que ejercer una estrecha vigilancia en el mercado de las criptodivisas, tras sospechar que Rusia podría estar utilizando las criptomonedas para burlar el castigo económico. Hace unos días, el Departamento del Tesoro estadounidense decidió adelantarse moviendo ficha e instando a los exchanges y negocios que participen en el intercambio de criptodivisas a cumplir con los vetos interpuestos.

La Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) emitió recientemente un comunicado en forma de guía para recordar que los particulares y empresas que tengan relación con activos digitales de EEUU deberán permanecer atentos a los cualquier intento de evadir regulaciones. Ambos estarán obligados, asimismo, a adoptar medidas para evitar transacciones prohibidas. 

Esto no es algo nuevo, ya que hace un par de semanas que el FinCEN (la oficina encargada del control de delitos financieros) ya dio un toque a las entidades financieras para que informasen de cualquier movimiento sospechoso por parte de Rusia que pudiese evadir las sanciones derivadas de la ofensiva militar posiblemente usando las criptomonedas para operar fuera del sistema bancario internacional. Se ha puesto especial atención a esta posibilidad debido a la gran cantidad de activos criptográficos que posee el país desde hace años. Según ciertos informes, en 2022 la cantidad asciende a 16.5 billones de rublos o cerca de 135 mil millones de euros.

Tanto Estados Unidos como Europa se mostraban recelosos con plataformas como Coinbase o Binance. A principios de marzo un grupo de senadores del Partido Demócrata mostraba preocupación e insistía para que el Tesoro estadounidense adoptase medidas especiales. Cuestionaban sobre todo la capacidad de la Ofac para vigilar y garantizar el cumplimiento de las sanciones.

Coinbase fue de las plataformas que más rápido reaccionó, bloqueando cerca de 25,000 cuentas relacionadas con personas o entidades de origen ruso que destacaban por llevar a cabo actividades sospechosas. A pesar de que está claro que Rusia no podría evitar todas las sanciones haciendo uso exclusivo de las criptomonedas, occidente se ha mostrado determinado a esforzarse para mejorar la seguridad de tal forma que el Kremlin no tenga escapatoria por la vía descentralizada. El conflicto entre Rusia y Ucrania está teniendo repercusiones inéditas en el sector de las criptomonedas, ya que no habían sido mencionadas con tanta asiduidad en una situación económica de similar envergadura internacional. 

Sin embargo, hay precedentes de situaciones parecidas, ya que otros países como Irán o Corea del Norte habían hecho uso cierto uso de las criptomonedas para eludir sanciones. De acuerdo con datos extraídos de “Chainalysis” Rusia ocuparía actualmente el puesto 18 en el ranking mundial de adopción de criptomonedas. Según Bloomberg, estas criptomonedas en poder de Rusia alcanzarían un valor de hasta 214,000 millones de dólares a día de hoy en el mercado. 

Estas sanciones aplicadas necesitan de instituciones financieras que ejerzan un control sobre los movimientos de capital. Es uno de los pilares de esta iniciativa si se busca que sean realmente eficaces en su cometido de vigilar el flujo de activos hacia y desde Rusia. Sin embargo, debido a sus características, las criptomonedas son complicadas de supervisar, ya que pueden usarse servicios como Tornado Cash para ofuscar el seguimiento de las transacciones a pesar de que se usen blockchain públicas. Sin embargo, las entradas y salidas de fiat podrían ser rastreables si se usa KYC para hacer uso del dinero fiduciario en el entorno digital.

Aun así, El Consejo de Seguridad Nacional de EEUU reconoce que sería ineficaz para el Kremlin pretender evadir castigos a través de las criptomonedas, al menos a gran escala, ya que el volumen de transacciones es aún demasiado pequeño y dejarían rastro en sus movimientos. Es más, debido a la cantidad de capitalización de mercado en las cripto estos movimientos de gran escala podrían desplazar notablemente los precios de los activos utilizados, como Bitcoin o Ethereum, que a pesar de ser las criptos con más market cap aún no tienen suficiente liquidez como para que un país como Rusia pueda realizar transacciones de gran envergadura sin que pase desapercibido en los precios. 

Precisamente por todo esto, el vicepresidente económico de la Comisión Europea, Valdis Dombrovskis, subrayó que es fundamental evitar que se aumente el volumen de transacciones en el sector. La Unión Europea, por su parte, está estudiando qué medidas concretas preparará para incrementar la eficacia de las sanciones. Estas medidas complementarias serán anunciadas próximamente, y parece que la UE tendrá que trabajar a contrarreloj. 

El ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire, fue contundente en sus declaraciones asegurando que desde la Unión se encuentran “tomando medidas, en particular sobre las criptomonedas o los criptoactivos, que no deben usarse para eludir las sanciones financieras decididas por los 27 países de la UE”. 

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión

Te puede interesar:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

You need to log in to make a transfer.