Los activos de la firma de corretaje de criptomonedas Voyager Digital se enfrentarían a un destino drásticamente diferente si FTX no ganara la puja, afirmó un portavoz de Wave Financial al hablar con Cointelegraph, argumentando que había mejores ofertas sobre la mesa, pero que «se pasaron por alto por ofertas estrictamente en efectivo».

Wave, una empresa de gestión de activos digitales registrada en la SEC con más de mil millones de dólares en activos bajo gestión (AUM), participó en el proceso de subasta, ofertando una cantidad ligeramente inferior a la de FTX por los activos. FTX consiguió la oferta ganadora con un importe de USD 1,400 millones, que ahora debe ser aprobado por el Tribunal de Quiebras de Estados Unidos.

Wave defendió su propuesta como la única que busca mantener la marca Voyager y crear un nuevo modelo de exchange que atienda a la comunidad, independientemente de la diferencia financiera en la oferta.

En particular, la propuesta de Wave buscaba «restaurar el valor del token VGX a través de una utilidad nueva y mejorada, ahorrando fondos por valor de USD 200 millones y redistribuyendo los activos de vuelta a los clientes existentes de Voyager», y «extender un programa de participación en los ingresos a los depositantes a través del nuevo modelo de exchange, impulsado por la liquidez y la comunidad de protocolos líderes de capa 1 que se unieron como inversores y propietarios minoritarios». Un portavoz de Wave también señaló que:  

«Wave fue el único postor restante durante el proceso de subasta ciega (celebrado la semana del 12 de septiembre en NYC) que adoptó un enfoque de «caballero blanco» priorizando los intereses financieros de los depositantes mediante la restauración del valor en el token VGX y la creación de un modelo de reparto de ingresos a largo plazo – ambos devolvieron un capital sustancial directamente a los depositantes». 

Tras la oferta ganadora, FTX proporcionó información limitada sobre cómo los clientes de Voyager podrán acceder a sus criptomonedas. Según Voyager, la información relativa al acceso a las criptomonedas se compartirá a medida que esté disponible.

El 5 de julio, Voyager se acogió al Capítulo 11 de bancarrota, un proceso que permite a las empresas retener la propiedad de sus activos y continuar operando mientras reestructuran o venden la compañía, tras una insolvencia de más de mil millones de dólares después de que el fondo de cobertura de criptomonedas Three Arrows Capital (3AC) incumpliera un préstamo de USD 650 millones.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

You need to log in to make a transfer.