El partido laborista de la oposición australiana se enfrenta a las críticas por su falta de política formal en relación con la industria de las criptomonedas a pocos días de que se convoquen elecciones nacionales.

Se espera que el primer ministro Scott Morrison, del Partido Liberal, dé el pistoletazo de salida en las elecciones federales este fin de semana. Sin embargo, el Partido Laborista Australiano (ALP) va muy por delante en las encuestas en este momento y sus políticas en materia de criptomonedas son poco exhaustivas.

Considerando que al menos el 18% de los australianos que han invertido en criptomonedas en algún momento, según las nuevas cifras de Gemini, las criptomonedas se están convirtiendo en un tema electoral que no se puede ignorar.

El capitalista de riesgo de criptomonedas Mark Carnegie dijo en la Cumbre de Criptomonedas de la Australian Financial Review esta semana que cree que las criptomonedas deberían ser un punto clave de conversación para los candidatos a las elecciones. «La idea de que el Partido Laborista no tenga una política sobre lo que estamos haciendo al respecto, solo muestra el fracaso del liderazgo», dijo.

El Ministro de Servicios Financieros en la sombra, Stephen Jones, se opuso a la valoración y dijo que si el ALP ganaba, consideraría las criptomonedas en una revisión más amplia de los pagos digitales, como las carteras de Apple y Google.

“Los principios generales que llevaríamos a la regulación de las criptomonedas son la seguridad y la transparencia […] Eso inevitablemente lleva a una mayor regulación de los exchanges.”

Jones también dijo que el ALP buscaría incluir las criptomonedas como un producto financiero, lo que la pondría bajo el ámbito de la Comisión de Valores e Inversiones de Australia (ASIC).

Respondiendo al titular de un informe del AFR sobre el asunto, el senador Andrew Bragg tuiteó: «7 palabras no es una política de criptomonedas».

El senador Bragg dirigió el año pasado una investigación del Comité del Senado australiano que recomendó amplias y profundas reformas en la legislación sobre criptomonedas. En diciembre, el gobierno anunció que estaba a favor de seis de las nueve reformas, incluyendo un régimen de licencias para los exchanges de criptomonedas, leyes para gobernar las organizaciones autónomas descentralizadas y un régimen de acceso común para las nuevas plataformas de pago.

No está claro si el ALP intentará adoptar las reformas propuestas si gana. Jones no ha respondido a una solicitud de comentarios de Cointelegraph, pero si lo hace, este artículo se actualizará.

El senador Bragg cree que la oposición está mal equipada para manejar la industria de las criptomonedas. Le dijo a Cointelegraph el viernes que «Simplemente, la oposición no tiene una política sobre las criptomonedas».

“El Partido Laborista no tiene una agenda seria para los activos digitales, aparte de unas pocas líneas desechables. Al pueblo australiano no se le ha dado ninguna pista sobre la política de criptomonedas de los laboristas. Es coherente con su plan económico, que no es ningún plan.”

El senador Bragg añadió que la falta de dirección clara del ALP para la industria de las criptomonedas significaba que el país podría empezar a quedarse atrás respecto a otros países que compiten por trabajadores cualificados en la criptoindustria.

“Australia corre el riesgo de perder inversión y talento en favor de otros países a menos que actuemos rápidamente. La política de la Coalición nos pone a la cabeza de la carrera, el vacío de la política del ALP significa que Australia saldrá perdiendo.”

Dijo que el plan de su partido incluye la celebración de consultas con las partes interesadas del sector antes de tomar cualquier decisión definitiva, pero que su cohorte está «dispuesta a seguir adelante» con la acción. «Queremos un régimen de mercados y custodia, una junta de revisión fiscal y un ejercicio de mapeo simbólico. Todos estos programas actualmente están en marcha», dijo.

En lugar de tratar las criptomonedas como un producto financiero, el plan liberal parece adoptar un enfoque de «educar para incubar» hacia la política de criptomonedas.

Un enfoque descendente hacia la regulación de los mercados emergentes o innovadores siempre ha sido cuestionado por los empresarios, como señaló Max Parasol de Cointelegraph en octubre pasado.

Sigue leyendo:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

You need to log in to make a transfer.