Iris Energy, una empresa de minería sostenible de Bitcoin que cotiza en bolsa bajo el ticker $IREN, ha acordado vender al banco de inversión B. Riley Financial hasta 100 millones de dólares en acciones durante un período de dos años.

Se trata de la segunda inversión importante de B. Riley en el sector de la minería (firmó el mismo acuerdo de 100 millones de dólares con Core Scientific en julio), a pesar de que el sector se enfrenta a una competencia cada vez más dura y a una reducción de los beneficios en medio del mercado bajista de las criptomonedas. El movimiento muestra el continuo interés que algunas empresas financieras tradicionales siguen teniendo en Bitcoin, incluso frente a los evidentes vientos en contra.

Según una presentación ante la SEC el viernes, B. Riley podría comprar hasta 25 millones de acciones de IREN en los 24 meses siguientes al 23 de septiembre, lo que equivale a una participación del 31% en la empresa. Iris ya ha emitido 191.174 acciones ordinarias de ese total como contrapartida al compromiso del banco.

«Tenemos la intención de utilizar los ingresos de la línea de crédito para financiar nuestras iniciativas de crecimiento (incluyendo la compra de hardware y la adquisición y el desarrollo de sitios e instalaciones de centros de datos), y para el capital de trabajo y fines corporativos generales», dijo Iris en la presentación.

Iris añadió que los ingresos de la venta no pueden ser utilizados por Iris en formas que B. Riley no está de acuerdo, o que puede «no producir un rendimiento significativo».

Las acciones de Iris cerraron con una caída del 9% el viernes, el día de la presentación. Las acciones se han desplomado un 35% en el último mes, y más de un 85% en el último año.

Tales pérdidas de acciones son comunes en una amplia gama de firmas de criptomonedas este año. Core Scientific (CORZ), la otra minera de Bitcoin en la que ha invertido B. Riley, ha caído aproximadamente la misma cantidad en el último año. La minera que cotiza en bolsa se vio obligada a deshacerse de la gran mayoría de sus participaciones en Bitcoin en el segundo trimestre.

Los mineros de Bitcoin se benefician ganando un número fijo de Bitcoin cada vez que minan un bloque, lo que asegura la red. Minar esos bloques mediante un proceso llamado prueba de trabajo requiere mucha energía, lo que ha llevado a muchos críticos a rechazar el Bitcoin por considerarlo un flagelo medioambiental -algo que los críticos ya no pueden decir de la red Ethereum tras su transición a proof of stake-.

A medida que el precio de Bitcoin ha ido cayendo a lo largo de 2022, también lo han hecho los beneficios de los mineros. Esto ha provocado importantes ventas de Bitcoin e incluso la quiebra de empresas mineras. Además, la tasa de hash de la red sigue aumentando, lo que significa que los mineros deben ser cada vez más rentables para seguir siendo competitivos.

No obstante, las principales operaciones de minería están invirtiendo a largo plazo. A pesar de vender más monedas en julio, Core Scientific desplegó otros 14.000 servidores ASIC ese mismo mes.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.

You need to log in to make a transfer.