El conflicto entre Ucrania y Rusia ha puesto de manifiesto la importancia de las relaciones financieras internacionales. Cuando los periódicos no se centran en la primera línea, lo hacen en las medidas adoptadas por los países para prestar ayuda a los afectados o desplazados, o para penalizar a los agresores. Nunca ha estado más claro que las finanzas y la guerra están conectadas.

Como en todos los conflictos, hay víctimas en ambos lados. Individuos que han visto limitadas sus opciones por factores que escapan a su control. Y es a esto a lo que blockchain y, por extensión, las criptomonedas, ofrecen una solución. 

Cuando las instituciones económicas centralizadas se derrumban, las soluciones descentralizadas pueden prevalecer. Las soluciones de criptotrabajo, como el protocolo HUMAN, pueden proporcionar una forma de ganar dinero sin censura ni trabas. En tiempos de crisis, la autonomía es más importante que nunca.

Más allá de las donaciones: la utilidad de lo cripto

Hay muchas razones para que lo cripto sea el medio preferido para las donaciones. Sin embargo, la clave es que proporciona una forma rápida, segura y sin censura de recibir fondos. 

Lo que resulta especialmente interesante es el uso real de las criptodivisas por parte de los ucranianos. Al igual que en Libia, Siria y Palestina, en Ucrania se está produciendo un aumento del uso de las criptomonedas durante el conflicto. Vox informó:

«Algunos ucranianos también están recurriendo a lo cripto como una alternativa a las instituciones financieras ucranianas, que están limitando el acceso de la gente a las cuentas bancarias y a la moneda extranjera. En un escenario en el que los gobiernos son un caos, es difícil confiar en los bancos tradicionales.»

Es seguro suponer que la intención es convertir las criptomonedas en fiat lo antes posible, para utilizarlo para su propósito, ya sea para la supervivencia, lo militar, o como una cobertura contra las caídas del dinero fiat si las economías afectadas por el conflicto colapsan. Pero esto no es más que una demostración del atractivo de las criptomonedas.

Por ahora, las soluciones de trabajo dentro de las criptomonedas son limitadas, pero este es un mundo que estamos haciendo posible en HUMAN. Los beneficios de lo cripto, demostrados por el conflicto, pueden extenderse a las soluciones laborales.

Incluso en los conflictos, el trabajo -y el pago por el trabajo- es un requisito. La gente necesita ganarse la vida; y, en el otro extremo, sigue existiendo la necesidad -local y globalmente- de trabajar. 

Las soluciones de blockchain, como Human Protocol, ofrecen una solución para quienes buscan ganar dinero fuera de los sistemas financieros tradicionales, que son problemáticos, al tiempo que proporcionan a quienes necesitan que se realice un trabajo una forma fluida de solicitarlo.

Daños colaterales del conflicto

La criptografía tiene dos funciones importantes en relación con la navegación a través de las sanciones a Rusia. En primer lugar, existe el temor de que las sanciones puedan eludirse con lo cripto. Y aunque los principales exchanges se han resistido a los llamamientos para aplicar una prohibición general de los usuarios en función de su geolocalización, hay que destacar que exchanges seguirán prohibiendo y congelando las cuentas de personas y entidades sancionadas. 

La neutralidad de Blockchain es uno de sus activos esenciales cuando existe para todos y no puede ser controlada singularmente por nadie. Sin embargo, la alineación con las sanciones legales internacionales hace que la criptografía esté por encima de la neutralidad completa: aunque es ampliamente neutral, ya no puede considerarse sin ley.

El hecho de que los exchanges se nieguen a prohibir a los usuarios en función de su geolocalización es importante. Por ejemplo, desde Binance dijeron a un medio recientemente: «El objetivo de las criptomonedas es proporcionar una mayor libertad financiera a las personas de todo el mundo», y que cualquier prohibición unilateral «iría en contra» de la razón de ser de las criptomonedas. 

Lo cripto sigue abierto y operativo para la gente común de Rusia; y son ellos, también, los que tienen su libertad, literal o económica, restringida por el sistema gobernante, o por las sanciones impuestas contra él, los que pueden beneficiarse de una solución de pago descentralizada. 

Una expansión de las capacidades

Muchos verán este conflicto -y la potencial «escotilla de escape» de lo cripto para los sancionados rusos- como una razón para criticar a las criptomonedas. Sin embargo, lo que estamos viendo con el uso de las criptomonedas es simplemente una consecuencia inevitable de la expansión de las capacidades humanas. 

Las comparaciones entre blockchain e Internet han dado vueltas durante años. En este caso, la comparación también es acertada. Internet en sí es una herramienta bastante neutral que puede emplearse de formas tanto creativas como destructivas. Internet nos dio nuevas formas de donar y recaudar fondos. Dio a las pequeñas empresas formas de escalar, a las grandes empresas la posibilidad de dominar y permitió una gran cantidad de actividad en el mercado negro. En general, Internet facilitó un aumento de las capacidades humanas, algunas «buenas» y otras «malas».

Las criptomonedas son lo mismo: un arma de doble filo, o más bien un conjunto de herramientas que pueden utilizarse con distintos fines. Alex Zerden, un ex funcionario del Departamento del Tesoro bajo las administraciones de Obama y Trump, hace un punto similar con respecto al dólar

«El dólar se utiliza para un montón de actividades económicas realmente buenas. También se utiliza para comprar drogas y armas y, ya sabes, participar en el tráfico de personas, ¿verdad?»

Su uso en este caso sentará sin duda un precedente para futuros conflictos y crisis. La tecnología Blockchain es capaz de servir tanto a los márgenes -a los que están excluidos de los sistemas tradicionales, como los no bancarizados o las víctimas de los conflictos- como a la corriente principal.

Sigue habiendo dudas, por supuesto, pero es demasiado pronto para hacer una afirmación rotunda sobre el papel de las criptomonedas como «buenas» o «malas»; todo lo que podemos decir es que están cumpliendo su función como mecanismo sin censura para la transferencia de valor – esa función puede ampliarse, también, al intercambio de bienes o servicios, incluido el trabajo-. 

Al igual que con Internet, y el dólar, su uso destructivo es inevitable, pero no debe, de ninguna manera, oscurecer los beneficios reales que produce. 

Aclaración: El texto original de este artículo fue escrito en inglés (Traducción al español, por Cointelegraph en Español)

Harjyot Singh es Director Ejecutivo de HUMAN Protocol. Es un experimentado líder de ingeniería, ha trabajado en diversas empresas e industrias durante la última década, centrándose en las finanzas y la informática distribuida. También ha fundado anteriormente dos startups, abordando temas como la desinformación y la privacidad. 

La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

You need to log in to make a transfer.