Varios delegados en la Binance Blockchain Week hablaron de sus historias en la Web 3.0 y del crecimiento de las oportunidades que esta lleva a sus comunidades locales.

La reciente conferencia reunió a miembros de la comunidad de criptomonedas de todo el mundo para que compartieran sus pasiones, conocieran a personas con ideas afines, aprendieran de los discursos de los líderes de la comunidad y compartieran sus perspectivas sobre el estado actual de la Web 3.0.

Uno de los temas por los que la gente mostró interés fue la creciente demanda de talentos para la Web 3.0. A medida que Internet evoluciona de la Web 2.0 a la Web 3.0, los informes muestran que la demanda de talentos en este incipiente espacio está aumentando rápidamente y que están surgiendo muchas oportunidades en él.

Si bien las estadísticas son muy importantes, la visión directa de las personas que están siendo testigos de la transformación de la industria es igual de crucial.

Llevando un «sinfín» de oportunidades a Indonesia

Joko Crypto, usuario de criptomonedas de Indonesia, compartió sus ideas sobre lo que la Web 3.0 está haciendo actualmente en su país. Según Joko, la gente está muy entusiasmada con la Web 3.0 y que las oportunidades en el espacio son «siempre persistentes».

«En un país como Indonesia, […], la emoción de las oportunidades de trabajo en la Web 3.0 siempre está presente. Desde ser un ‘freelancer’ que juega para ganar dinero hasta convertirse en un administrador pagado por Telegram, las oportunidades son infinitas».

El criptoevangelista anónimo también cree que lo mismo está ocurriendo a nivel mundial. Por su parte, Yoseph Soenggoro, un desarrollador indonesio de la Web 3.0, está de acuerdo con el usuario enmascarado. Según Soenggoro, «es definitivamente una oportunidad de un billón de dólares para nuestra generación».

Yoseph Soenggoro (izquierda) compartiendo sus perspectivas. Fuente: Joanna Alhambra

El desarrollador explica que, en la actualidad, los proyectos más establecidos en su panorama local de Web 3.0 son exchanges centralizados. Sin embargo, Soenggoro cree que, con el tiempo, va a haber más protocolos de finanzas descentralizadas que se van a desarrollar en Indonesia y que esto traerá muchos «puestos de trabajo potenciales para la gente en la Web 3.0».

Cambiando vida en Nigeria

«Las criptomonedas cambiaron mi vida», dijo Chike Okonkwo al describir su experiencia personal en Nigeria. Comenzó su viaje en la Web 3.0 en 2016, y ahora, Okonkwo trabaja como ejecutivo en un proyecto de juego blockchain.

Según Okonkwo, intentó hacer un par de cosas como estudiante para ganar dinero. Sin embargo, las criptomonedas han sido lo más impactante y le han dado muchas oportunidades. «No solo he ganado dinero con el trading de criptomonedas, sino que también he trabajado con empresas de criptomonedas», dijo.

Chike Okonkwo (segundo a la derecha) con sus compañeros de equipo de Gamic Guild.

Okonkwo explicó que el espacio blockchain ofrece «muchas oportunidades para nosotros en África y en el mundo en general». Cree que permite construir soluciones capaces de tener un impacto significativo al ayudar a la gente a resolver problemas.

«Cada vez introduzco a más gente, a los jóvenes, en este espacio porque puede cambiarles la vida económicamente».

Además de Okonkwo, Ukeme Okuku, que también es de Nigeria, compartió su opinión sobre la Web 3.0 dentro de sus comunidades locales. Según Okuku, aunque hay muchos africanos activos en el diseño y la gestión comunitaria, el «mayor problema» ahora es la concienciación.

«Debido a las criptomonedas y a la cadena de bloques, el espacio sigue siendo un nicho. Hay muy poca gente que lo conoce».

Rompiendo las barreras de la cualificación en la India

Desde la perspectiva india, un delegado de este país que quiso permanecer en el anonimato también compartió su opinión sobre lo que la Web 3.0 está haciendo en el país. Según él, había barreras para la gente en la India. Señaló:

«Tenían que estudiar en una buena escuela, ir a una buena universidad y luego solicitar puestos de trabajo. Sin estas buenas credenciales, no se podía optar a nada».

Sin embargo, el delegado afirmó que en la Web 3.0 es muy fácil que entre una persona sin un historial académico brillante. Cree que en la Web 3.0, «una persona sólo tiene que tener habilidades».

El delegado explicó que, en su país, hay muchas áreas en las que la gente no recibe suficiente apoyo. Sin embargo, estas restricciones se reducen cuando se trata de la Web 3.0 y esto se debe a Internet. «Si tienes Internet, tienes el poder», dijo.

Cambiando la mentalidad de los escépticos en Filipinas

Un desarrollador de la Web 3.. de Filipinas, Jene Dizon, cree que en este momento hay muchas oportunidades para los filipinos en la industria. Como persona que ha trabajado en el sector de las criptomonedas durante más de cinco años, Dizon cree que hay una gran demanda de talentos conocedores de la Web 3.0 en la región. Señaló:

«Hay muchas oportunidades en la Web 3.0 para los filipinos. La adopción de Web 3.0 no es sólo para los países del primer mundo, sino también para los países en desarrollo. Aunque creo que pueden pasar unos 2-3 años antes de que se integre plenamente entre las masas».

Aparte de esto, Dizon señaló las similitudes entre el inicio de Internet y el actual inicio de la Web 3.0 en el país. «Cuando Internet empezó en nuestro país, también había muchos escépticos. Pero ahora, todo está en línea», dijo.

Jene Dizon (izquierda) con la celebridad brasileña Daniel Matsunaga.

«Creo que lo mismo ocurrirá con la Web 3.0 en nuestro país», dijo Dizon. Señaló que, aunque todavía hay muchos escépticos, poco a poco están cambiando de opinión y están estudiando la tecnología, y en el momento adecuado, se aplicará a todas las industrias.

Abriéndose paso a Uruguay

Alexis Martinovic, un creador de contenido sobre tecnología de Uruguay, también asistió a la conferencia para aprender más sobre la Web 3.0 y ampliar su red. Por el momento, Martinovic cree que en su país la adopción de Web 3.0 apenas está empezando y que pronto se verán proyectos de la Web 3.0 en su país.

«De momento no hay proyectos locales que apoyen la Web 3.0. […] Pero creo que pronto empezaremos a verlos. Por supuesto, todo el mundo en cada país va en esa dirección».

Martinovic también destacó las escasas barreras para entrar en la Web 3.0: «Para dar el salto a la Web 3.0 no hace falta ni siquiera una cuenta bancaria», dijo. Por ello, incluso las regiones en vías de desarrollo tienen la posibilidad de subirse al carro.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

You need to log in to make a transfer.