Una demanda colectiva presentada el jueves alega que una serie de celebridades —incluyendo a Justin Bieber, Madonna, Steph Curry y Paris Hilton— violaron las leyes estatales y federales cuando promovieron los NFT del Bored Ape Yacht Club sin revelar sus relaciones financieras con Yuga Labs.

La demanda, presentada ayer en el Distrito Central de California en EE.UU., nombra a no menos de 37 codemandados, desde directivos de Yuga hasta celebridades y ejecutivos. También nombra a MoonPay, la startup de pagos criptográficos que supuestamente facilitó esos patrocinios.

Aunque la demanda enumera 10 cargos que van desde violaciones de las leyes de protección al consumidor de California a violaciones de las leyes federales de valores, su presentación de 100 páginas cuenta, más o menos, una sola historia.

En ella se detalla una supuesta conspiración elaborada por la élite de Hollywood para aumentar el valor de los Bored Apes con un torrente de promociones de famosos, enriqueciendo secretamente a todos los implicados mediante un plan de pagos encubierto blanqueado a través de una importante empresa de criptomonedas.

La demanda alega que el gestor de talentos Guy Oseary -representante de Madonna desde hace mucho tiempo, así como de Yuga- dio instrucciones a su extensa red de celebridades para apoyar públicamente los productos de Yuga, incluidos los NFT de Bored Ape, a cambio de pagos de Yuga canalizados secretamente a través de MoonPay. Oseary, también nombrado como coacusado en la demanda, fue uno de los primeros inversores en MoonPay.

MoonPay, ahora valorada en 3.400 millones de dólares, cuenta con muchos de los acusados famosos de la demanda entre sus inversores, incluidos Bieber, Curry, Hilton, Kevin Hart, Jimmy Fallon y Gwyneth Paltrow. La empresa adquirió notoriedad en 2021 al ofrecer un servicio de guante blanco que facilitaba la compra de NFTs de alto valor para clientes famosos.

La demanda del jueves sostiene que MoonPay era en cambio una «operación de fachada», que pasaba en secreto pagos de Yuga Labs —la empresa de 4.000 millones de dólares que está detrás del Bored Ape Yacht Club— a famosos que pasaban a promocionar los NFT sin revelar su enriquecimiento, bajo la dirección de Oseary.

Yuga Labs, por su parte, niega enérgicamente las acusaciones.

«En nuestra opinión, estas afirmaciones son oportunistas y parasitarias», dijo un portavoz de la compañía a Decrypt. «Creemos firmemente que carecen de mérito, y esperamos poder demostrarlo».

La demanda llega de la mano del bufete de abogados Scott+Scott, que en julio anunció otra demanda colectiva contra Yuga. Esa demanda afirmaba que la compañía violó las leyes de valores en su venta y promoción de NFTs de Bored Ape y ApeCoin, el token basado en Ethereum del ecosistema de Bored Ape.

El bufete de abogados no respondió inmediatamente a una solicitud de comentarios.

Para tener éxito en la demanda, los abogados del demandante tendrán que demostrar que el cuadro de amplificadores de celebridades de Yuga participó en prácticas desleales o engañosas cuando respaldaron los productos de la compañía. La recepción de pagos secretos a través de una elaborada operación de encubrimiento cumpliría casi con toda seguridad esa norma; sin embargo, otra cosa es que pueda probarse ese plan.

Haciéndose eco de la demanda anterior de la empresa, la demanda también alega que los NFT de Bored Ape son valores no registrados. Si se demuestra, esa alegación elevaría aún más el listón para la divulgación de información.

Aunque los tribunales estadounidenses aún no han dictaminado que las denominadas colecciones de NFT con foto de perfil (PFP) «blue chip», como el Bored Ape Yacht Club, constituyan valores, un informe de octubre reveló que la Comisión de Bolsa y Valores de EE.UU. (SEC) está investigando a Yuga Labs por posibles violaciones de valores.

Stay on top of crypto news, get daily updates in your inbox.

You need to log in to make a transfer.