El equipo de investigación de ESET analiza un modelo de estafa conocido como “rug pull”, especialmente en proyectos DeFi (finanzas descentralizadas). Según Chainalysis, tirar de la alfombra es una forma de crimen que ha ido en aumento en los últimos años. De hecho, durante el año 2021, se estima que al menos 2,800 millones de dólares fueron sustraídos a víctimas bajo este modelo, siendo el 37% del total de dinero obtenido por estafas dentro del mundo de los criptoactivos.

Recientemente, una plataforma NFT sufrió un tirón de alfombra seis horas después de su lanzamiento. Según la firma de seguridad PeckShield, el equipo supuestamente vació la dirección de la billetera de la plataforma 519 ETH. Es decir, más de USD 815,000 en activos digitales en el momento del golpe.

El tirón de la alfombra ocurre cuando los desarrolladores detrás de un proyecto lanzan un token y atraen inversores para aumentar su valor, luego retiran los fondos y toman el dinero. Cuando los estafadores vacían los fondos de liquidez, el precio del criptoactivo cae a cero y los inversores pierden la capacidad de cambiar los tokens por monedas más estables o de curso legal.

Hay tres categorías para este tipo de operación:

  • Robo de liquidez: en este caso, los desarrolladores de estas estafas animan a sus víctimas a invertir en sus monedas más estables o en el proyecto, creando expectación en las redes sociales. Luego se salen con la suya con el dinero invertido por las víctimas, que se quedarán con tokens sin valor.
  • Inversores falsos: en esta situación, los estafadores crean un proyecto supuestamente prometedor que parece tener varios inversores, lo que atrae a personas con menos experiencia. Sin embargo, los creadores son dueños de casi todas las billeteras que contienen estas monedas, lo que les permite vender una gran cantidad de activos en poco tiempo. Después de aumentar el precio de la criptomoneda y ganarse la confianza de las víctimas, los desarrolladores de la estafa de repente venden su parte, lo que hace que el precio del activo caiga bruscamente. Si bien esto puede no parecer un engaño al principio, debe tenerse en cuenta que este tipo de proyectos están hechos específicamente para engañar a los inversores con la guardia baja.
  • Gestión de proyectos: basándose en el conocimiento técnico sobre los establecimientos de intercambio y los criptoactivos, los desarrolladores pueden evitar que los inversores vendan sus activos sin necesidad de informarles con antelación. Después de inflar el precio del criptoactivo, intercambian todas las monedas y desaparecen con el dinero de los inversores.

Los proyectos concebidos como golpes de alfombra no siempre son obvios. Si bien hemos encontrado casos en los que el proyecto ha dado claras señales de ser un engaño (como la promesa de grandes ganancias), no siempre es así. De hecho, la mayoría de los criptoactivos que resultaron ser estafas se presentaron como proyectos de inversión sólidos y no como oportunidades para obtener ganancias rápidas”, comenta Camilo Gutiérrez Amaya, Jefe del Laboratorio de Investigación de ESET.

Un «rug pull» conocido

Un caso muy conocido de Rug Pull ocurrió a fines de octubre de 2021, donde se lanzó un token llamado SQUID, basado en la popular serie de Corea del Sur «Round 6«. Este activo, según sus desarrolladores, formaría parte de un juego play-to-earn (“jugar para ganar”).

Esto, combinado con la publicidad realizada por sus creadores, hizo que el valor del token aumentara explosivamente de USD 0.01 a USD 2,800 en menos de tres semanas. El mismo día que el token alcanzó el precio más alto, los inversores comenzaron a reportar problemas para vender las monedas. Posteriormente, su valor colapsó, su cuenta oficial de Twitter “token Squid Game” desapareció, al igual que su cuenta de Medium, y su sitio web oficial también dejó de funcionar. Se estima que los estafadores se salieron con la suya con un total de 3.3 millones de dólares.

Seguridad

Las estafas de criptomonedas están aumentando casi tan rápido como crece el interés de los usuarios en este sector. En el caso de los rug pulls, comprobar algunos puntos puede ser útil a la hora de verificar si el proyecto en el que invertir puede ser o no un posible fraude. ESET comparte recomendaciones para evitar ser víctima de este esquema de fraude:

  • Investigar quiénes son los creadores del proyecto. Es importante conocer la historia de los fundadores. Además de rechazar cualquier criptomoneda que tenga fundadores con mala reputación, también es preferible evitar cualquier proyecto que no tenga un sólido historial.
  • Estar atentos a las promesas que son demasiado buenas. Con la intención de atraer a un gran número de inversores, algunos proyectos pueden prometer un retorno de la inversión excesivamente grande y poco realista. Si garantiza un rendimiento de 5 a 10 veces la inversión inicial, esto suele ser una señal de advertencia, una bandera roja. Incluso pueden contratar celebridades y personas influyentes para promocionar sus estafas.
  • Fluctuaciones del valor de los criptoactivos. Si bien un aumento en el precio de la criptomoneda en la que uno invierte es beneficioso para los inversores, si el pico es demasiado alto, podría indicar que se trata de un caso de explosión fabricada, donde los desarrolladores de proyectos inflan este precio para atraer inversores con propuestas interesantes. Poco después de esta explosión, los creadores pueden desaparecer con los activos o venderlos para hacerse con el dinero de los inversores. Una fluctuación alarmante sería, por ejemplo, que la moneda aumentara cien veces su valor.
  • Copias de seguridad. Es vital invertir en proyectos que estén respaldados por auditorías de código y revisiones constantes. Además, el apoyo de personalidades de renombre en el mundo de las criptomonedas es una buena señal.
  • Proyecto de liquidez. La capacidad de intercambiar activos del proyecto por otras criptomonedas más estables es un buen indicador de la solidez del proyecto, aunque no el único. Esto se puede verificar observando la capacidad de los fondos de liquidez.

Aclaración: La información y/u opiniones emitidas en este artículo no representan necesariamente los puntos de vista o la línea editorial de Cointelegraph. La información aquí expuesta no debe ser tomada como consejo financiero o recomendación de inversión. Toda inversión y movimiento comercial implican riesgos y es responsabilidad de cada persona hacer su debida investigación antes de tomar una decisión de inversión.

Te puede interesar:

Las inversiones en criptoactivos no están reguladas. Es posible que no sean apropiados para inversores minoristas y que se pierda el monto total invertido. Los servicios o productos ofrecidos no están dirigidos ni son accesibles a inversores en España.

You need to log in to make a transfer.